noviembre 21, 2006

Los versos que di por perdidos

Cuando huyes, cuando te escapas.
Cuando te empeñas en hacerme rabiar
cuando huyes hacia la lujuria,
quisiera despedirme de ti para siempre
salir a desprenderme de mi locura,
y huyes y eres feliz lejos de mi corazón
de mis besos y parece ser que lo
único que buscas es mi cuerpo
porque tu felicidad está en otro
lado, no en mis ojos, no en mis manos,
sino en lo que es tu vida
vida que jamás me has dado
y no has querido comprender
el dolor que causa el quedarme aquí
el verte yendo por otros caminos
que no conducen a mi mundo y desconfío
porque así te conocí.
Y te alejas y te vas
y te ríes durante toda la noche
y te olvidas de que alguien enloquece por ti
te olvidas que alguien sueña
con verte llegar,
te olvidas, te olvidas de mi.
Y cuando huyes quisiera alcanzarte
y encadenarte para siempre
cortar tus venas, ahogar tu respiración
dispararte cincuenta veces en el pecho
en el corazón
pero aun así no morirías
porque en vez de corazón tienes una piedra
que no se cómo demonios late dentro
eso que tienes si no eres capaz de comprender
mi amor.
Toda la vida te la llevas pidiendo
comprensión y quién demonios comprende
que una mujer como yo se haya enamorado de un
tipo como tú, sin corazón, incapaz de comprender
mi amor.
Quién diablos me ayuda a comprender,
Quién me quita las ganas de correr
y quitarte la vida a golpes
quién me quita las ganas de desprenderme de mi cuerpo
y no volver nunca a él, de quedarme
flotando en algún lugar del espacio
y ver como te revuelcas de arrepentimiento
(si es que lo sientes).
Quién me devuelve la sensatez
de mis relaciones pasadas,
quién me devuelve mi capacidad
de enamorarme y desenamorarme al
instante.
Quién me devuelve mi corazón solitario
y tantas lágrimas derramadas.
Quién te devuelve a mi lado,
ese que me enamoró
ese que imploraba un te amo de mi boca
cuando me dejó,
ese que luchaba por mi,
el que rogaba por salir conmigo,
quién me lo devuelve.
Quisiera todo, todo lo que pido
y quisiera dejar de reprochar
el dolor que causa el verte lejos,
de reprochar tu incomprensión,
de reprochar tu escapadas
y amarte en libertad.
quisiera que esta locura acabara
que estas palabras cesaran
de salir a flote
y descansar en tus brazos
y ser feliz.
Dejar este malestar fuera
y decirte cuanto te amo
que lo que siento lo siento de verdad
(LAMENTO NO PODER SENTIR DE OTRA FORMA, )
quisiera oír tu voz ahora
diciendo que me amas
y creerte,
diciendo que no importa que esta noche estemos separados
pues muchas noches nos esperan, quisiera acabar con mi tristeza
y mi miedo de perderte de nuevo
por mi locura pero recuerdo tus palabras.
Yo (creo) saber que me amas
y quizás, estés ahora pensando en mi,
piensa que te amo, que estos son celos que matan
pero no tanto como un poema que escuché
con una frase que me encanta y que mañana te diré
que después de llorar tanto de rabia
ya viene la pena y el arrepentimiento, espero que llames
o yo lo haré para decirte que todo ha pasado
y que nada ha cambiado
que celos, celos son
y tu lo sabes mejor que nadie.

1 comentario:

Pasto dijo...

vaya texto.... ¿lo sacaste de algún lado o lo escribiste tú?
es demasiado catárquico, una descarga poderosísima (de esas que a mí me atemorizaría poner a vista masiva en internet).
curiosamente (no sé si esa es la intención, o bien fue simple impresión mía, o bien se dio casualmente, o bien o bien o bien oh bien oh! bien! OH BIEN OH! BIEN!) parte muy poético el texto, muy mesurado (muy contenido más bien) y luego se va liberando (emana la descarga catárquica) llegando a un clímax sumamente prolongado, donde pierdes el control del lenguaje, se pierde el ritmo, los versos se hacen más largos, es simplemente una descarga muy pura de emociones reprimidas, de tiempo atrás. sea quien sea su autor, lo necesitaba desde hacía bastante tiempo. si es tuyo, Anto, y no responde realmente a una descarga, el texto quedó excesivamente bien logrado.
son cosas delicadas para incluir en un blog, a mi gusto, yo mismo no me siento muy cómodo escribiendo lo que escribo ahora (odio los Xlogs).
Duro